jueves, 4 de julio de 2013

INICIAR CAMBIOS EN LA RUTINA DE LOS NIÑOS

Durante las vacaciones de verano tenemos más tiempo libre, así que es el mejor momento para iniciar cambios en las rutinas de nuestros hijos, como quitarles el pañal o enseñarles a dormir solos.
 ¿Acaso pensabas qué ibas a descansar?
Manteniendo desde el primer día unos hábitos fijos (sin obsesionarnos) ayudamos a nuestros hijos, tanto si son bebés como si ya son mayores, en su desarrollo personal y emocional. Esas rutinas, las del aseo, baño, cambio de pañales, paseo, siesta, juego, etc. pueden variar en verano, especialmente durante las vacaciones, cuando tenemos más tiempo libre y podemos dedicarles más horas al día. Es por tanto, un buena época para abordar algunos cambios.


Sin embargo, cualquier modificación les afectará de manera negativa y se mostrarán intranquilos e irritables, les costará dormir o comer..., al menos, durante los primeros días. Lo primero que tenemos que tener es paciencia.
Fuera el pañal. Los niños empiezan a controlar las ganas de hacer pis y caca entre el segundo y el tercer año de vida; intentar quitar el pañal antes de los 24 meses no suele servir de nada. El verano es la mejor época para dejar el pañal, ya que se toman más líquidos y alimentos ricos en fibra, lo que propicia que aumente el número de veces que tienen que ir al baño, así podemos insistir más en decirle como tiene que pedirlo. Las altas temperaturas son buen aliado: si hay algún escape, resulta más fácil cambiarles porque llevan poca ropa y no cogen frío si se mojan,
Dormir solos. Es una buena época para aprovechar para sacarles de nuestra habitación y acostumbrales a dormir solos. Algunos niños les cuesta más trabajo y se despertarán muchas veces por la noche, pero al estar de vacaciones no hay que madrugar y es el mejor momento.
Enseñarles a comer fruta. La flexibilidad de horarios veraniegos altera los hábitos normales de las comidas, por eso los expertos consideran aconsejable aprovechar estos meses para iniciar un cambio en los hábitos nutricionales del menor. Debemos evitar el desorden alimenticio basado en la ingesta de múltiples comidas y a horas distintas, lo que produce problemas como el aumento del peso o la modificación de los horarios del sueño.
Hay que aprovechar y enseñarles a comer más fruta (ricas y variadas en esta época del año) y verduras como ensaladas, gazpacho, cremas frías que nutren e hidratan. Los zumos y batidos de frutas son refrescantes y, para niños mayores, podemos ofrecérselos como un helado.
Aprovecha el verano y haz cambios.

Enlaces relacionados   Frutas de temporada

Si te ha gustado el artículo no olvides hacer click +1 o deja tus comentarios.
Gracias por leerme y Hasta Pronto