martes, 6 de agosto de 2013

¿EL DOLOR DEL ALMA ESTA EN EL CEREBRO?

El cerebro parece que no distingue entre el dolor físico y el dolor emocional o dolor del alma.
Estudios realizados por investigadores han comprobado que el dolor físico y el dolor emocional activan idénticos circuitos cerebrales.
En un estudio, donde se utilizó la imagen por resonancia magnética funcional (IRMF), los investigadores encontraron que las mismas redes cerebrales que se activan cuando sufres una quemadura leve se encienden cuando piensas en un amante que te ha rechazado, publicó www.health.com .


El misterio aún no desvelado es por qué el cerebro trata igual la necesidad afectiva que la física.
Todo el mundo entiende que la falta de alimentos o de agua o las extremas temperaturas causan dolor.    Pero... ¿Por qué utiliza el cerebro el mismo sistema neurológico para abordar privaciones y recompensas físicas que privaciones y recompensas morales?
Un equipo de científicos liderado por H. Takahashi de la Universidad de California, en los Ángeles, sugiere que existen razones evolutivas de supervivencia de la especie que explicarían dicho comportamiento.
En los mamiferos, concretamente en el ser humano, es muy elevada la dependencia de los recién nacidos, que llegan al mundo desprovistos de los mecanismos necesarios para sobrevivir por ellos solos.
Son necesarios la dedicación de un adulto, durante los primeros siete años de vida al aprendizaje y a formar la imaginación, en régimen de todo cubierto, incluído los gastos sanitarios. Es el precio que se paga para tener una inteligencia mayor que el resto de los mamíferos. Sin la dedicación de estos cuidados, incluídos los sentimientos y afectos sociales, ningún recién nacido sobreviviría.
Las emociones nos pueden hacer enfermar al igual que la falta de alimentos, doy fe de ello. 
De nuevo el saber popular lleva años de ventaja a los científicos, así lo demuestran algunos refranes y dichos como:

  • Se murió de pena
  • Entre todos lo mataron y él solo se murió
  • Lo mataron a disgustos.
Esto nos dice que los humanos sabemos desde hace mucho tiempo que la falta de afecto, las traiciones, las deslealtades, etc...son tan dolorosas, crueles y en ocasiones mortales como lo puede llegar a ser un cáncer.

Actualmente en el campo de la Medicina se avanza aunque no tan deprisa como quisieran , ya que el cerebro y el mundo de las emociones es el gran desconocido para los científicos. Y se preguntan si aliviando el dolor físico se puede llegar a aliviar el dolor emocional y viceversa. Estos avances pueden ayudar mucho a los que sufren depresión, marginación o exclusión social. a los enfermos de fibromialgia, a los que muchas veces le duele más el alma que el cuerpo.
Los traumas del pasado pueden hacer que la gente sea más sensible al dolor y por tanto, más susceptibles a trastornos como la fibromialgía, la cual causa fátiga y dolor crónico. Actualmente se recomienda a estas personas enfermas a rebuscar en su pasado sus traumas emocionales.
Hace ya mucho tiempo que la medicina oriental y la natural tratan las emociones de la misma manera que la sintomatología física y los resultados suelen ser positivos.
Quizá esta similitud entre el dolor fisico y emocional puede explicar por qué hay personas que literalmente se dejan morir cuando se muere su pareja, o cuando pierden su trabajo sin posibilidades de encontrar otro, porque ya tienen más de 50 años o porque la situación del país no les ayuda a encontrar otro nuevo. Y, por qué sentimos también la necesidad de un abrazo, de una sonrisa, de un beso o de unas palabras de consuelo en determinados momentos. Cuanto nos alivian, ¿verdad?
Pero no solo podemos aplicar estos avances a la medicina, también a la educación, campo en el que las habilidades sociales, los refuerzos positivos y la afectividad son tan importantes para conseguir los objetivos.
Parece que cada vez queda más claro que tenemos que unir todos los tipos de inteligencia, entre ellas la emocional, para seguir evolucionando.
Todo esto debería reafirmarnos en las actitudes y metas que nos proponemos a diario para crecer, paliar el dolor y convivir día a día. Es decir para ser FELIZ.
Así que a cuidarse el alma, que es igual o más importante que el cuerpo.
Espero que os haya gustado esta nueva entrada y no olvidéis hacer click +1 o dejar vuestros comentarios.
Gracias por leerme y Hasta Pronto.