jueves, 20 de junio de 2013

PREPARA TUS PIES PARA EL VERANO

El verano es un periodo especialmente complejo para los pies. Es necesario cuidarlos más que en invierno. El cambio de calzado, la sudoración excesiva no es la mejor época para la parte más sufrida de nuestro cuerpo, los pies.
Pasamos de llevar los pies protegidos con medias, calcetines y zapatos cerrados a zapatos abiertos.
Para el cuidado de los pies os recomiendo:

  1. Un baño de pies relajante con sales minerales o si prefieres un remedio casero: manzanilla, menta y laurel añadiendo un poco de bicarbonato. PrestaD especial atención a secar bien la planta y las zonas entre los dedos para evitar hongos.
  2. Eliminar células muertas o asperezas. Antes de irnos a dormir dedicaremos un tiempo a pulir nuestra piel y dejarla suave y sin imperfecciones. La gran mayoría del calzado del verano deja ver nuestros pies. Asi que si aprovechas y te haces la pedicura, lucirás mejor el calzado.
  3. Una buena hidratación con una crema de pies antes de acostarte. Numerosas casas de cosmética tienen cremas especiales para los pies. A mi me gustan mucho Neutrógena o Eucerin.  
                                   
Dos de las afecciones más comunes en los meses del verano es el pie de atleta y los papilomavirus (verrugas plantares). El primero es una infección por hongos causada por la sudoración extrema y la humedad que se concentra en los pies cuando hace calor, tiene que ser tratado con antimicóticos. En el caso de verrugas, los contagios son frecuentes en zonas calientes y húmedas como saunas y piscinas.

Para evitar su aparición los expertos recomiendan:
  • Usar chanclas o zapatillas de goma en zonas públicas que estén en contacto con humedad como son los gimnasios, saunas y piscinas.
  • No compatir toallas o calzado.
  • Secar cuidadosamente los pies especialmente entre los dedos.
Otros problemas habituales de esta época de verano son :
  • Exceso de sudoración en los pies. Se recomienda utilización de productos reguladores de la transpiración.
  • Sequedad excesiva en la piel. La elevada temperatura y los pies al aire provocan que se resequen con mayor facilidad los pies sobre todo la zona de los talones cuyos bordes aparecen blanquecinos y con durezas. Se recomienda usar una lima o piedra pómez en las zonas rugosas un par de veces por semana e hidratarlos con cremas preferiblemente por la noche.
  • las rozaduras y ampollas provocadas al llevar el pie desnudo y friccionar contra el nuevo calzado. Para evitarlo se recomiendo calzado cómodo, transpirable y flexible. Las rozaduras se recomiendan desinfectarlas  bien con Agua Oxigenada y las ampollas pincharlas con un alfiler para evacuar el liquido y posterior desinfección.
Estas recomendaciones son las más habituales en la época estival en la que estamos, pero en caso de detectar alguna anomalía en los pies se recomienda acudir al podólogo que con un tratamiento adecuado evitará  un empeoramiento del problema y posibles contagios.
No os olvideis hacer click +1 si os ha parecido interesante ó también puedes dejar tus comentarios.
Gracias por leerme y Hasta Pronto