lunes, 3 de junio de 2013

¿EXISTE LA QUÍMICA EN EL AMOR?

¿Qué sucede en nuestro cerebro cuando nos enamoramos?
¿Existe la magia de la química del amor?
Desde hace años era una tema de poetas y románticos ahora también es un tema que interesa a la comunidad científica, sienten curiosidad por saber que está pasando en el cerebro cuando uno se enamora.
La doctora Helen Fisher, investigadora del Departamento de Antropología de la Universidad de Rutgers en EEUU, analizó mediante escaner a personas locamente enamoradas y tristemente deprimidas por la pérdida de un gran amor y descubrió la importancia de los factores biológicos y hormonales de las substancias químicas en el proceso de amar.
¿Por qué nos gusta una persona en concreto?  Nadie conoce la respuesta.


¿ Qué ocurre en nuestro cerebro cuando nos enamoramos?
Los síntomas del enamoramiento se debe a que la actividad de nuestro cerebro cambia aumentando los niveles de dos estimulantes muy potentes de nuestro cerebro: la dopamina y la noreprinefrina y disminuye la de otra molécula la serotonina, debido a este cóctel químico sucumbimos al amor y todos sus efectos
y hacen que focalicemos nuestra atención hacia la persona en la que nos hemos fijado.
Cuando conocemos a alguien que nos gusta, miramos al amado como algo único y nuevo, no podemos dejar de pensar en él o ella llegando a ser un pensamiento obsesivo. Recordamos detalles minúsculos de esta persona y del tiempo que hemos pasado juntos, gracias a que la noreprinefrina, aumenta la capacidad de recordar estímulos nuevos. No podemos dejar de pensar en él o ella, es inevitable y se convierte en un pensamiento obsesivo al descender los niveles de serotonina.

Buscamos la manera de tener cosas en común, incluso cambiamos la forma de vestir y nuestros gustos, todo con el fin de agradarle, si además aparecen obstáculos o dificultades en la relación, el deseo se intensifican (se llama efecto Romeo y Julieta). Esto ocurre porque percibir la adversidad hace que aumenten los niveles de dopamina. La dopamina es la hormona que produce placer.
Hay otro factor importante a tener en cuenta es el Impulso Sexual que es diferente al amor romántico y al afecto.
Cuando nos enamoramos de alguien también lo deseamos porque los elixires del amor: La dopamina, la noreprinefrina y la serotonina, estimulan los niveles de testosterona. Por esa razón los amantes se pasan toda la noche acariciándose.

Cuando estamos locamente enamorados queremos irnos a la cama con nuestra pareja, pero lo que realmente queremos es que nos llame por teléfono, nos invite a cenar, y se cree una unión emocional.
De hecho una de las características del amor romántico es el deseo de contacto sexual y de exclusividad sexual. Cuando nos acostamos con alguien que no amamos, no nos importa si se ha acostado con otros, pero cuando estamos realmente enamorados, pasamos a ser posesivos.

El Deseo Sexual y  el Amor Romántico son dos cosas distintas.
¿Es capaz el Deseo Sexual desencadenar en Amor Romántico? No necesariamente, pero en ocasiones ocurre. La actividad sexual puede liberar dopamina en el cerebro y ayudar a que surja la pasión romántica.
Las interacciones químicas de nuestro cerebro puede jugarnosla si nos vamos a la cama con alguien a quien no queremos como pareja.

¿¿PERO REALMENTE ES TODO QUÍMICA EN EL AMOR??

Ahí os dejo la pregunta . Si os ha parecido interesante el contenido de mi entrada no olvides hacer click G+ o dejar tus comentarios.
Gracias por leerme y Hasta Pronto.

Referencias:     Web oficial de Helen Fisher.